BAHAMAS, UN TESORO PIRATA

ISLAS BAHAMAS

Es un país insular conformado por 700 islas (aunque solo 24 de ellas están habitadas), con playas solitarias y calas recónditas. Las Bahamas te garantizarán un viaje tranquilo en ese paraíso de mar y sol.

Ubicado al sur oriente de la costa caribeña de los Estados Unidos, es un destino turístico y predilecto por los norteamericanos.

En el año 1492, Cristóbal Colón arribó su primer viaje a estas aguas y las nombró como “bajo mar” ya que las playas tienen aguas cristalinas con un efecto de varias tonalidades, desde un azul turquesa hasta uno rosa, dándole un toque mágico a estas aguas. Y es que cuando escuchamos la historia de las Bahamas, sin duda pensamos en sucesos pasados; desde secretos en barcos que se hundieron, arrecifes corales con un rico ecosistema, casas pintorescas decoradas con colores pasteles, playas en su estado más natural y como olvidar el sonido de los pájaros exóticos a primera hora de la mañana mientras te tomas un café. Pero a pesar de todos estos detalles, en las Bahamas no hay un turismo masivo por parte de los extranjeros, ya que el país es un destino principalmente de lujo. Ahí podrás realizar buceo y paseos en vela –siendo estos los deportes por excelencia en las islas–.

Entre las actividades que puede realizar al visitar las islas, encontraras el buceo con delfines, la pesca, el kitesurfing, navegación y vela, entre otros; sin embargo, no solo encontrara actividades náuticas, encontrara los espacios ideales para desarrollar el eco-turismo, ciclismo, equitación, campos de golf y mucho más.

Al visitar las playas le recomendaremos Pink Sand, famosa a nivel internacional, por su rareza en el color de sus arenas, el rosada resalta por toda la playa, producto de una mezcla, entre plancton rojo y la delgada arena coralina. Esta maravilla se encuentra ubicada en un pequeño islote llamado Eleuthera, donde solo se puede llegar por ferri.


Llegada la tarde, puedes disfrutar de un delicioso cocktail en cualquiera de los bares que rodean a las playas principales e incluso, cenar un platillo lleno de mariscos frescos o alguna especialidad gastronómica del país. No obstante, en los últimos años ha bajado la taza de turismo gracias al mal clima en la isla y la delincuencia. Algunos turistas han sido víctimas de ataques violentos para robarles –algunas veces con ayuda de armas–. Por eso, trata de buscar un tour o un guía turístico para que te alerte sobre las zonas peligrosas o tratar de ir en grupos grandes. Ir solo podría ser sumamente peligroso. Y por supuesto, los huracanes que han azotado las islas constantemente. Pero a pesar de esto, ir a las Bahamas es una experiencia agradable y sumamente entretenida.

Entrada la noche en Bahamas, encontraremos el encanto de los lugareños que al mezclarse con el buen humor de los visitantes, crea el ambiente ideal para disfrutar de bailes y rumbas al borde de la playa, las cuales se prolongan hasta el amanecer, con la flamante música caribeña, que escuchara en vivo, al pasear por la playa y la encontrara en todos lados, representada por las bandas de tambores de metal al sonido caser del ‘Rake n’ Scrape’. También disfrutara de las presentaciones de la danza del limbo, baile tradicional de la región. Pero no dejemos de lado el ambiente romántico, donde podemos encontrar desde como hoteles de lujo, con suites temáticas destinadas para los enamorados, como cenas especiales y ambientadas por música suave y expresiva, dignas para ocasiones de compromiso y expresión de afectos especiales.

 

La espectacular oferta gastronómica de Bahamas, representa el amor por la cocina de los lugareños, y lo podrá comprobar al disfrutar del “roast conch” o lambí asado, plato que deleitara su paladar y quedara encantado con la magia de sabores que experimento su paladar.

Entre las numerosas actividades que le ofrece Bahamas, le da la opción de visitar lujosos casinos, los más conocidos y concurridos son los de Nassau y Paradise Island, donde podrá jugar a la ruleta, póquer caribeño, blackjack, o en las tragamonedas.

Como ve querido turista, en Bahamas, le faltara tiempo para acceder a cada una de las actividades que pueden realizar en las islas, por esa razón, no solo programe una única visita al lugar, vuelva cada vez que pueda y experimentara la sensación de vivir algo nuevo cada vez que visite el pais.

 

El mar es el gran aliado de Bahamas, que explota con delicadeza su poder. Las arenas del Caribe esconden botines de piratas de medio mundo. Si quieres aventura, encuentra tu propio tesoro.

Temibles corsarios de medio mundo con parche en el ojo, loro al hombro y una botella de ron a medio beber llegaban al Caribe en destartalados cascarones para enterrar sus más preciados tesoros o portando entre sus manos un indescifrable mapa que los llevaría a perder la cordura. El archipiélago de Bahamas era uno de sus destinos predilectos, que abandonaron para dejar paso a la colonización, cuyo fantasma se ha reciclado y conservado en una delicada arquitectura colorista. Esta antigua república pirata alberga en sus islas la magia de otra época, el salvaje exotismo de una naturaleza virgen y las playas más puras que todavía quedan en el mundo. A pesar de que Bahamas está formada por más de 2.000 arrecifes y 700 islas, sólo 30 son aptas para recibir turistas, y quizás New Providence sea una de las más concurridas. El principal aeropuerto de su ciudad de moda, Nassau, recibe la mayor parte de los aviones de procedencia internacional. Esta isla de escasas dimensiones sorprende por saber conjugar de manera casi perfecta el estilo colonial inglés con un sabroso toque bahameño presente en cada una de sus esquinas. En su casco histórico, que envuelve a los visitantes con la paleta de suaves colores que adornan sus edificios, es posible comprar todo tipo de souvenirs libres de impuestos. El arte tampoco falta en New Providence, y podrás conocer en profundidad la calidad de las pinceladas de los artistas bahameños en la galería de Doongalik Studios.

Después de la visita turística de rigor por las calles residenciales victorianas de Nassau, es necesario dar un salto en hidroavión –el medio de transporte más utilizado para desplazarse entre islas– hasta Cayo Blue Lagoon, un complejo turístico con piscinas naturales donde se organizan actividades con delfines. El mar es el gran aliado de Bahamas, así que no lo dejes de lado y déjate mecer por el vaivén de sus aguas cristalinas.

 

Eleuthera, que en griego significa libertad, es una de las islas más renombradas. Sus playas congregan a parejas de medio mundo que quieren pasar en ella su viaje de novios o disfrutar de un romántico destino de lujo. Pero no te preocupes si ése no es tu caso, pares e impares son bienvenidos en el primer lugar donde se cultivó la piña. Los isleños celebran este hecho con el Pineapple Festival, una fiesta que se organiza cada junio, en la que cantan, bailan y encienden fogones para degustar sus más conocidas especialidades culinarias, como el pescado a la parrilla, que les inyecta energía a raudales. En el Sip Sip Restaurant, uno de los lugares más visitados, se puede saborear este plato al más puro estilo isleño, además de las conchas al grill, una delicia para no perderse. La zona norte de la isla, encabezada por la región de Harbour Island, no se queda atrás en atractivos, ya que es considerada la gran joya del archipiélago. El motivo: cuenta con una de las playas más extrañas y maravillosas del mundo, gracias al tono rosado de su arena. Los hoteles y restaurantes aprovechan esta curiosidad para ofrecer el reclamo de las mejores vistas al mar desde sus terrazas.

Al norte del archipiélago, se encuentra la más turística de todas las islas, Grand Bahama, cuya emblemática playa Gold Rock ha sido elegida como escenario de Piratas del Caribe. A sus espectaculares aguas arribó la Perla Negra con Jack Sparrow al mando. También en esta región se asienta uno de los cuatro parques naturales de la isla, que ofrece paseos por auténticas cuevas de piratas, comunicadas entre sí en una oscura y húmeda profundidad. Y si quieres continuar con la aventura, participa en los recorridos tropicales de senderismo por los manglares que organizan la mayoría de los hoteles y que te acercarán a una rica biodiversidad.

 

Continuando con la belleza de estos islotes paradisíacos, adquiere protagonismo y pisa con fuerza Andros, el más grande de todo Bahamas y apenas habitado. Un auténtico placer para los solitarios, un lugar repleto de todo el misterio de las islas y que porta orgulloso el título de poseedor de una de las mayores barreras de coral del mundo. Más de 250 kilómetros donde dar tus primeros pasos en el deporte del submarinismo o, si ya eres un experto, adentrarte en la Lengua del Océano, una profunda falla de 1.800 metros. La pesca es otro de los grandes atractivos de la zona, ya que la parte sur de la isla es considerada la capital del bonefish, un gran pez plateado, azul y verde. Un buen cebo, una caña y mucha paciencia son los únicos requisitos necesarios para practicar este deporte de la tranquilidad.

 

Bahamas se caracteriza por ser uno de los destinos predilectos para perderse y aprovechar la intimidad que ofrecen sus exclusivos hoteles. El lugar que mejor representa el lujo de estas islas es Paradise Island, un pequeño territorio unido a New Providence por un puente por el que se accede fácilmente. Allí se ha construido uno de los mayores complejos hoteleros de todo el archipiélago, Atlantis Paradise, donde el medio de transporte más usual es la limusina. Su entorno fue aprovechado para rodar algunas escenas de la última entrega del agente 007, Casino Royale, por lo que si quieres convertirte en una chica Bond y tu bolsillo te lo permite, recibirás lo cuidados más exclusivos de todo el Caribe.