Belgrado, una de las capitales olvidadas de Europa

Belgrado es la capital de Serbia, es la más grande de todas las ciudades del país e, incluso, de la antigua Yugoslavia. Está en un lugar único, en la zona donde confluyen los ríos Sava y el Danubio, además, es el límite de la llanura panónica con la Península Balcánica. Es una de las ciudades más antiguas de Europa; pues, su creación se remonta a hace más de 7.000 años.

Uno de los museos más importantes es el Museo Nacional de Belgrado, que posee más de 400.000 piezas, entre ellas, el importante manuscrito del evangelio de Miroslav. También, el Museo Militar de Belgrado que es de los más importantes de la ciudad, pues nos encontramos con unas 25.000 piezas que van desde el imperio romano hasta el bombardeo llevado a cabo por la OTAN en 1999. Otro museo importante es el Museo de la Aviación Yugoslava; el Museo etnográfico de Belgrado – donde vemos los mejores ejemplos de la cultura rural de los Balcanes-; el Museo de Nikola Testa o el Museo de Vuik y Dositej.

A pesar de haber sido el principal protagonista de un gran conflicto bélico de limpieza racial durante los años noventa la nación Serbia ha logrado salir del lastre de tan oscuros prejuicios y se ha abierto al resto del mundo como un lugar acogedor e íntimo que sin lugar a dudas vale la pena conocer, solo recomendamos no mencionar tal hecho a sus habitantes ya que esto puede herir las susceptibilidades nacionales por lo reciente del conflicto.

Cabe resaltar que con los años Serbia se ha convertido en un centro del cine europeo, gracias a los numerosos festivales de cine y de teatro que tienen lugar aquí. Belgrado recibe muchos acontecimientos culturales anuales, incluyendo el FEST (Festival de Cine), el BITEF (Festival de Teatro), el BELEF (Festival de Verano), el BEMUS (Festival de Música), la Feria del Libro, y la Feria de la Cerveza.

Central de vacaciones