Calvi, un lugar de veraneo para ricos y famosos

En la isla de Córcega se encuentra el municipio de Calvi, una bonita población de 6.000 habitantes que se sitúa a orillas del mar Mediterráneo. Córcega es la isla más grande del Mare Nostrum y cuenta con más de 600 kilómetros de playas en las que además de pasear y tomar el sol, se puede disfrutar de los fondos marinos en una excursión subacuática.

 

Una de las vistas más bellas de la bahía de Calvi se disfruta desde las murallas de la ciudadela de la ciudad. Se erigió durante el periodo de dominación genovés en la isla y hoy es el símbolo de la ciudad. Otros lugares que conforman el patrimonio cultural de Calvi son sus monumentos religiosos. L’Oratoire Saint-Antoine es una capilla que data del siglo XVI que alberga tres frescos de 1510, un crucifijo y una estatua de San Antonio Abad del siglo XV. Notre-Dame de la Serra es la edificación construida en el punto más alto de la ciudad; está consagrada a la Vírgen de la Serra, patrona de Calvi.

 

Además de su patrimonio cultural Calvi ofrece al visitante la opción perfecta de pasar unos días estivales disfrutando del sol y de la playa, así como de la gastronomía de la isla de Córcega. Una de las playas más bonitas de la zona es la playa III Rousse, situada en la zona de playas de la Balagne. Sus aguas de color turquesa son ideales para un baño y para la práctica del buceo. La propia playa de Calvi también es un lugar extraordinario, con 4 kilómetros de playa que se extienden desde el puerto deportivo.

 

En el puerto deportivo de Calvi se pueden encontrar embarcaciones de todo tipo, incluso las más lujosas, pues Calvi es un destino de veraneo de muchos rico y famoso. En el centro de la ciudad se pueden encontrar muchos establecimientos turísticos que venden souvenirs y productos artesanos. Es recomendable probar el queso y el embutido corso. Para los amantes de los mercadillos los viernes se instala uno en el centro de la ciudad.

Central de vacaciones