Ibiza, un Paraíso para Todo el Mundo

 

Todo el mundo sabe que las Islas Baleares son una de las perlas del Mediterráneo y que sus playas no dejan indiferente a ninguno de sus visitantes. El agua cristalina y la arena blanca forman un idílico paisaje que puede contemplarse en cada una de las islas.

 

Ibiza, por su parte, es conocida por su ambiente nocturno y por las discotecas y clubes que verano tras verano atraen a turistas de todas partes. Aunque es cierto que las discotecas ibicencas tienen mucha fama a nivel mundial, la isla tiene mucho más por ofrecer y es una pena que a veces pase desapercibido.

 

En cuanto a alojamiento también hay diferentes opciones entre las que elegir. Aunque es cierto que hay grandes hoteles con increíbles instalaciones, normalmente los precios en verano suelen dispararse y pueden no ser asequibles para todo el mundo. Por suerte pueden encontrarse hostales Ibiza y apartamentos baratos en los que ofrecen alojamiento de calidad y precios más razonables.

 

Como prueba de que Ibiza tiene algo por ofrecer a todo el mundo, podemos centrarnos simplemente en sus playas.

 

Si os apetece simplemente relajaros, disfrutar del mar y del sol y pasar un buen día en la playa, Ses Figueretes y Sa Caleta son perfectas. La primera tiene 100 metros de longitud y es paralela a un bonito paseo marítimo alineado con palmeras en el que se pueden encontrar restaurantes y pequeños puestos con objetos artesanales. Sa Caleta, también de 100 metros de longitud, es una cala un tanto escondida con aguas poco profundas así que es perfecta para familias con niños pequeños.

 

Si preferís un día divertido montados en un bote a pedales, la playa de Talamanca es ideal. Es una larga playa curvada de casi 1 kilómetro de longitud muy cerca de hoteles y restaurantes que permanecen abiertos durante todo el año, así que incluso en invierno es una zona muy popular.

 

En caso de que os guste el deporte y os apetezca jugar a voley playa, en Es Cavallet encontraréis una red perfecta para jugar algún partido. La sección central de la playa es una playa nudista oficial, así que no deberíais sorprenderos por la poca abundancia de bañadores… Cuando el viento sopla, en la playa se crean olas perfectas para surfear. Hay que destacar que el parking es limitado así que durante la temporada alta aparcar puede suponer toda una odisea.

 

La Platja d’en Bossa es una playa de 2 kilómetros de longitud en la que encontraréis una escuela de windsurf, botes a pedales, una escuela de submarinismo, alquiler de catamaranes, voley playa, parasoles, tiendas, bares, restaurantes, … Además, si os acercáis a la zona del bar Bora Bora podréis disfrutar de música house y cócteles en la misma arena.

 

Si os gusta el cotilleo y avistar a famosos, la playa de Ses Salines es el mejor lugar. Popular especialmente entre futbolistas, esta playa de 1,5 kilómetros de longitud está llena de bares y restaurantes un tanto exclusivos. Como podéis imaginar, el ambiente es también algo más pijo así que los precios de los restaurantes y bares de la zona van acorde con este tipo de público.

 

Finalmente, la Cala Jondal es una playa algo más remota y se diferencia del resto ya que en vez de arena encontraréis guijarros blancos que brillan con la luz del sol. Llegar hasta el agua puede ser algo doloroso para los pies si no estáis acostumbrados, pero realmente merece la pena ya que os encontraréis nadando en aguas turquesas de una pureza excepcional.

 

Central de vacaciones