Inolvidables experiencias en la hermosa Suiza

Suiza es un compendio natural que se encuentra en el centro de los Alpes. Este país representa la excelencia, debido a las tierras de pastos verdes, a las majestuosas montañas de los Alpes, a los lagos de montañas, que son sin lugar a dudas la razón principal para visitar Suiza. Sin embargo, el contacto directo con los centros turísticos de la montaña, la naturaleza y la grandiosa diversidad de paisajes, culturas, lenguas suizas y demás, son los elementos que representan la mayor fuerza en todo el país.

Suiza: como salida de una obra de arte

Suiza, es uno de los países más populares de Europa Central, siendo uno de los destinos predilectos por los turistas. Tiene una población de 8.139.600 habitantes y en la actualidad se considera uno de los países más desarrollados del mundo.

El lugar que atrae mayor número de visitas anuales son los Alpes, ocupan el 60% de la superficie del territorio, uno de los picos de mayor altitud es el Punta Dufour que se ubica en los Alpes Peninos, Allí se localizan glaciares, cascadas y una gran cantidad de valles y otras importantes montañas como el Dom y el Weisshorn.

Por otra parte en los Alpes Berneses, se encuentra un valle con aproximadamente 72 cascadas además los montes Jungfrau  y Eiger, ideales para viajar durante los días de invierno.

Davos es otro de los importantes sitios turísticos que deben estar en la lista de cosas por hacer en Suiza, pues los turistas la adoran por su clima propicio para practicar esquí en la nieve, entre otros importantes deportes de invierno. Cuenta con chalé y alojamiento para los visitantes, es la estación de esquí más grande del país.

El lago Balchalpsee, considerado por los visitantes como un paisaje único, puede emprenderse en viaje durante el verano, está rodeado por los Alpes y hermosos bosques decorados con el verde del prado, que contrasta con el cielo azul y las montañas blancas al fondo, que parecen salidos de una bella obra de arte.

Y finalmente hay un maravilloso paraje que imposible dejar de mencionar, no es nada más y nada menos que, el Mirador Klein Matterhonrm, cuenta con un teleférico que facilita la subida a este pequeño lugar de donde se puede apreciar una vista espectacular, el ascenso alcanza los 3.800 metros de altura, siendo este el más alto de toda Europa. El viaje vale la pena no solo por la vista de este paraíso glaciar sino por lo refrescante de su aire puro en la cima.

Ofertas de Viajes a Suiza

Suiza además posee mucho más que ofrecer a los visitantes turistas, desde los más pacificadores y tranquilos, hasta los más aventureros e intrépidos. Este país cuenta con muchísimos símbolos que caracterizan a la cultura moderna y al bienestar, con ciudades de escalas bastante apreciables, excelentes servicios públicos, entre muchas otras cosas más. Por esta razón, se citan a continuación destinos o atracciones turísticas que nos ofrecen las maravillas de Suiza.

Jungfrau

La región de Jungfrau es uno de los mejores sitios a los cuales emprender visitas en Suiza, principalmente en verano, aunque también en temporadas de invierno. Hace un siglo o más, que esta región de los Alpes había sido visitada únicamente por aventureres empedernidos que únicamente deseaban esquiar o subir por medio de las montañas. En la actualidad, gracias a una gran extensa red de ferrocarriles, de pie y bicicleta, las zona es ya accesible para todos los tipos de viajeros. Esta región consta de cuatro pueblos bastante pintorescos, que son Grindelwald, Wengen, Lauterbrunnen y Wengen, además de tres montañas que son bastante asombrosas, de nombre Eiger, Jungfrau y Mönch. Unas de las travesías más importantes y más impresionantes en tren escénico de Suiza y una Jungfraubahn llevaría a los visitantes de la montaña Kleine Scheidegg por medio de las montañas Eiger y Mönch hasta el Jungfraujoch.

Estas gigantescas montañas, en conjunto a la lengua glaciar más larga de los Alpes, harán sin lugar a dudas de nuestras más exigentes delicias. El ferrocarril de Jungfrau atraviesa a las montañas hasta la estación de ferrocarril y a mayor altitud de europa, que son los 3454 metros. Desde el puerto de la montaña Kleine Scheidegg, el tren de la cremallera emprende un recorrido a lo largo del año del túnel que sube al collado del Jungfrau. El realizar dos paradas dentro de la galería nos permitirán contemplar una de las mejores vistas por medio de las ventanillas, apreciando la majestuosidad de la pared norte del Eiger y del paisaje glaciar.

En el momento en que se llegue al corazón de la montaña cubierta de nieve, podremos ver el glaciar Aletsch y el Jungfrau, pudiendo emprender una excursión de 45 minutos a través de la nieve, en dirección al collado de Mönch. De igual forma valdría mucho la pena el hacer una parada en las escultura de hielo tan elegantes en el interior del glaciar, que es la terraza panorámica de nombre Sphinx, el circuito de aventura Alpine Sensation, además del restaurante Tol of Europe.

La reserva de Biosfera Entlebuch

Una de las más bellas y majestuosas maravillas de Suiza se encuentran en la reserva de Biosfera de Entlebuch. En este lugar podremos apreciar unos paisajes pantanosos ilimitados, con mesetas calcáreas, además de torrentes imponentemente salvajes, los cuales nos ofrecerán una de las mejores vistas que podamos apreciar en nuestras vidas. En este lugar abundan muchísimo los pantanos más grandes de toda Suiza, además de que dispone de una fauna y flora bastante diversas, de mucho valor internacional y nacional. No llamaría la atención que esta reserva se haya calificado como patrimonio natural por parte de la UNESCO, pues es la primera reserva de biosfera en toda Suiza. Esta reserva también significa la red mundial de reservas de biosfera, de un paisaje pantanoso y calcáreo prealpino.

A lo largo de 400 kilómetros cuadrados, nos encontraremos con un universo nuevo que merece ser explorado, bastante mistico y magico, que nos ofrece mucha calma y relajación, haciéndonos sentir en un paraíso bajado del mismo cielo, con paisajes pantanosos vírgenes, un pico majestuoso que nos garantiza experiencias más que inolvidables. No obstante, esta reserva no solo nos ofrece calma y relajación en una de las mejores naturalezas de las que pueden disfrutar nuestros sentidos, sino que también nos ofrecen un número incalculable de actividades de ocio, pues podemos practicar senderismo de energía, remontarnos a los elementos que sugieren los cuentos de hadas, disfrutar y entretenerse con los balnearios Kneipp o baño de fangos, el senderismo satelital o excursiones guiadas. Sin lugar a dudas, las oportunidades son más que numerosas.

El Parque natural Pfyn-Finges

En este parque podrá deleitarse los viajeros turistas más exigentes y amantes de la naturaleza, pues se encontrarán con muchos paisajes, peculiaridades naturales y culturales, y muchos hábitats naturales. En este lugar podremos disfrutar desde las zonas húmedas, estepas maravillosas, hasta las cabañas de los Alpes, que conforman este maravilloso compendio de naturaleza.

Pfyn-Finges tiene la peculiaridad de extenderse de Gampel hasta Sierre, y de los viñedos de Salgesch hasta Bishorn. Tiene 12 municipios que ocupan aproximadamente 279 kilómetros cuadrados, encontrándose entre 500 y 4.153 metros. A causa del muy adecuado clima cálido y seco, el Valais Central goza de una importante biodiversidad que se asimila bastante a los climas mediterráneos. Además de las condiciones climáticas, otros procesos externos influyen de una forma especial en la naturaleza de este lugar, pues se dan muchos aludes, desprendimientos, etc. El parque en cuestión se encuentra comunicado de una forma muy adecuada por medio del transporte público, y es bastante famoso y conocido por los ornitólogos.

El balneario de Montreux

Este balneario es el más frecuentado en el lago de Ginebra y es más que famoso por la magnifica ubicacion de la que goza, en la parte suroeste de Suiza. En el fondo se pueden observar los Alpes, imponentes y majestuosos, un ciudad de 20.000 habitantes que ha maravillado a muchísimos viajeros turistas. A causa del clima mediterráneo, Montreux es considerado por los más exigentes e intrépidos turistas como uno de los destinos más nobles y más merecidos de Suiza.

La ciudad en cuestión se extiende a lo largo de muchas costas de una bahía sin igual, que da hacia el sur, y se eleva hasta los bosques y viñedos que van desde la parte norte hasta los vientos del este. Además de considerar la arquitectura histórica, a los caminos artísticos y pintorescos, los lugares históricos y los centros comerciales, el atractivo tan original y natural de Montreux ha aumentado por sus festivales tan numeros y módicos, que son internacionales, como el Montreux Jazz Festival, que se da en los meses de Julio, en Concierto Musical, y el Festival Coral Internacional.

La suavidad y majestuosidad del clima en Montreux, hace de ella y de sus pueblos vecinos un lugar más que apto para poder disfrutar y entretenernos en cualquier época del año, de forma que se se gana el nombre de Vaud Azul, por las cristalinas y azules aguas de su lago. En las orillas del mismo se encuentran la bahía, los árboles de morera, e inclusive de cipreses, palmeras, almendros, magnolias, etc. Estos elementos naturales se conservan de una forma bastante adecuada en este lugar, y se encuentran en un desarrollo que promete temperaturas agradables y asombrosas, provenientes del mar Mediterráneo. El clima circundante es excelente y es el más suave en el lado norte de los Alpes, y las vides crecen a una altitud de casi 2.000 pies, nogales hasta los 2.300 pies y árboles frutales de hasta 3.250 pies.

Central de vacaciones