Las hermosas Islas Baleares en invierno

baleares photobaleares photoUnas islas que se convierten en destino de varios en los meses más calurosos del año. Un turismo que decrece simultáneamente que lo hacen las temperaturas. Pero lo que varios ignoran es que Baleares aloja un tesoro bastante más grande que el que los turistas veraniegos disfrutan.

Palma de Mallorca es una de sus islas, y sin lugar a duda la que más grande renombre tiene. Son bastantes los que pusieron sus pies sobre ella, pero verdaderamente no muchos los que la han visitado y han llegado a conocerla. Una de las propiedades de la isla es su ocio nocturno. Se encuentra dentro de las causas por las que varios deciden viajar a Palma, pero además se encuentra dentro de las causas que provoca que varios se pierdan otros encantos de la isla.

Seguramente hayas estado en Palma, pero ¿la has descubierto verdaderamente? Esta se encuentra dentro de las causas positivas de viajar en invierno, menos juerga y más turismo. Porque distanciado de la región de Maga luz, son muchas las maravillas que te puedes hallar.

Uno de los enormes hechos de los que puedes gozar si visitas la isla a mitad del mes de enero son sus fiestas. En las semanas centrales, se celebran las fiestas de San Sebastián. Exactamente el día de fiesta es el 20 de enero. Este día la localidad se inunda de un enorme show de fuegos artificiales y fogones en medio de una calle. Es un instante ideal, en el que se distribuyen en medio de una calle los platos y bebidas típicas de la gente. La sobrasada picante acompañada con vinos y cañas constituye el plato top. Además, en la semana previa se llevan a cabo diferentes actos. El más relevante, la verbena de San Sebastián, conmemorada con hogueras y actuaciones musicales en las plazas más populares del centro de Palma. Éste se convirtió en un hecho cultural que no puedes dejar pasar y que convertirá tu viaje a la isla en una vivencia envidiable.

Otro de los bienes que aloja la isla en su tema cultural es la figura y obra de un artista. Joan Miró, escultor, grabador y ceramista español, es considerado uno de los máximos representantes del surrealismo. Su país y la importancia del subconsciente son piezas clave en su obra. En Palma se ubicaba su el taller, en este momento convertido en la “Fundación Pilar i Miró”. Ésta, adjuntado con el museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Palma, es Baluard, son piezas claves de visita para comprender más sobre la huella que Miró dejó en Palma.

Alejada del trasiego veraniego y del calor que transforma un día de viajes en estancias donde solamente la playa, el comer y la siesta toman importancia, Palma se transforma en un destino relajado. Por eso aléjate de los tópicos que encasillan este destino bajo las etiquetas de fiesta, sol y playa. Visita la isla en invierno, en una fuga de la rutina que ya se hace pesada. Un destino ideal que te va a dejar con un óptimo gusto de boca. Ya conoces, diviértete con las Baleares, aquí tus hoteles en Mallorca en línea.

Otra de las islas que constituyen el panorama balear es Ibiza. Resulta interesante porque tanto Ibiza como Mallorca se convierten en el apogeo más alto de fiesta y descontrol con las primeras olas de calor. Y las dos, de la misma manera, se transforman en niveles de paz y calma cuando las temperaturas descienden. Si se realizara una foto de las dos ocasiones, en las dos localidades nos sería muy simple hallar las siete diferencias.

En la situación de Ibiza, a varios les extrañará la sugerencia de hacer la visita en invierno. Pero lo que para ellos se transforma en una localidad fantasma en los meses más gélidos, para otros se transforma en el ámbito especial para poder gozar al 100% de sus panoramas y puestas de sol.

Con un mínimo número de visitantes, la visita de sitios impensables en otras épocas se aleja de una utopía. Es la situación del casco obsoleto. Ibiza es una localidad milenaria, cercada por impresionantes murallas y calles zigzagueantes. Un paisaje espléndido del que se puede gozar desde la región alta de la región, Dalt Vila.

En Ibiza puedes hallar muchas calas, Cala Comta es una de ellas. Si por último visitas la isla por unos días, no te la puedes perder. No te invitamos a que tomes un baño. Esta idea la reservamos para esos valientes que les gusten las emociones intensas. Y entonces, ¿por qué?

Porque además de las increíbles vistas y el hermoso paisaje que compone este pedacito de la isla, desde ahí tendrás la posibilidad de gozar de una de las superiores puestas de sol. Una escena exclusiva que ni las superiores películas de Hollywood pudieron retratar. ¿Te lo vas a perder?

Explota estas vacaciones para regalar una exclusiva vivencia. Pisa con fuerza el ámbito de las islas Baleares. Una vivencia que romperá no sólo con tus tópicos, sino con tu rutina. Una fuga de una semana. Una ocasión que renovará tus energías. ¿A qué estás esperando?

 

 

La isla Formentera

Aguas transparentes, vistosos acantilados, playas de fina arena blanca y una amalgama especial de todos los azules es lo que oculta Formentera, la isla menos popular de las Baleares puesto que tiende a ser tapada por las luces de la isla de la fiesta. Pero además es verdad que Ibiza es cerca del exclusivo punto de comunicación entre Formentera y la península, por lo cual una alternativa muy atrayente es conocer las dos islas. De hecho, puedes hallar interesantes promociones de hoteles en Ibiza con Rumbo que te van a permitir realizar esta visita 2 en 1. Un ámbito de postal es lo que se oculta en el grupo de las Islas Baleares, las cuales nos transporta a suponer a que el paraíso si existe no se diferenciaría bastante de sus playas. En este particular caribe del mediterráneo aún quedan pequeñas playas no urbanizadas, dónde la naturaleza se expone sin el pincel especulador del hombre, dónde todavía reinan los animales y el tiempo se ve estancado para estas joyas. Si estas en Menorca es ineludible citar la playa de Ses Illetes, probablemente el sitio más popular de la Isla. En la famosa playa, una lengua de arena que se adentra sin complejos en el mar para que este la bañe por sus dos costados, vamos a poder hallar la habitual foto de playa paradisíaca cubierta por sombrillas de colores y de toallas, las cuales se echan antes de la puesta del sol para asegurarse un espacio en la concurrida orilla. Tal es el exceso de bañistas en temporada alta que el consistorio ha impuesto una tasa para cada transporte que acceda. Pero no esperemos costos bajos, aquí se paga a precio de turista adinerado. Además, es menester la gigantesca playa de Migjorn que recorre toda la parte sur de Formentera. Las corrientes marinas han causado que, en esta cara de la isla, la arena fina sedimente en la orilla dando lugar a uno de los sitios más hermosos de España. Una línea continuada de blancas arena escoltada, por un lado, por aguas de nitidez especial que te dejan ver por medio de ella y, por el otro, por dunas y zonas de pinos y sabinas que no han sucumbido frente a la creación. Pero en el viaje de hoy, vamos a dejar de lado esto hermosos, sin desdeñarlos desde luego, para adentrarnos en los recovecos de Formentera, conocer los sitios menos frecuentados para vivir una vivencia única: la hermosura caribeña de Formentera con la calma que brinda el aislamiento. Escapar del estrés y escuchar la naturaleza, dejar que la fauna nos silbe al escuchado que las célebres salamandras baleares se acerquen a reclamarnos su almuerzo. Un buen primer destino sería la isla desierta de Alga. A unos 200 metros de Formentera se erige imponente sobre el Mediterráneo una parte de tres kilómetros de arena fina. Desde Formentera reclama la atención de los ojos con vigorosa atracción e invita a los turistas a atravesar el trecho a nado. Incluso se puede llevar a cabo a pie por la poca hondura de las aguas, siempre en los días en que realice buen sol y consigas ver dónde vas a poner el pie. Una vez en tierra vamos a poder gozar de la naturaleza en pleno estado. La fauna y la flora de Alga brilla con luz propia, pertenece a las reservas más destacables del Parque Natural de Sus Salines. Exactamente por estar bajo el amparo de esta figura jurídica los locales se hicieron fuertes y han impedido que se construyan chiringuitos o hoteles. Sin ninguna marcha urbanística en su horizonte los turistas tienen la posibilidad de ofrecer un sorprendente recorrido por la orilla sin tener que evitar a personas echadas al sol.

Las increíbles calas que oculta Formentera

Las calas son la joya de la corona de Formentera y se convierten una de las superiores atracciones de la isla balear. Pequeñas playas escondidas por la naturaleza y que en varios casos aceptan gozar de la calma. En Formentera hay multitud de calas por medio de la abrupta geografía de la región norte, que facilita que entre los acantilados nazcan pequeñas porciones de playa.

Entre la playa de Migjorn y la de Es RAM está la cala Des Mor. Un paisaje precioso adornado con rocas calizas, vegetación esteparia y aguas transparentes por las que acostumbran dejar ver peces de colores. Su simple ingreso la convirtieron en la más habitual y frecuentada de Formentera. Por su achicado tamaño es demasiado complicado hallar un espacio libre dónde echar la toalla. La cala de Es RAM es igual de bonita que la de Des Mor, pero menos frecuentada. Los accesos no son simples puesto que hablamos de una región rocosa dónde no se ha invertido en infraestructuras. Es territorio de pescadores, según cuentan los viejos de Formentera las corrientes llevan a los peces más importantes a estas aguas. Más allá de que su tamaño es muy achicado se puede tomar el sol con en línea ciais comodidad, puesto que no tiende a estar frecuentada por turistas. Es un pensamiento, no se conoce si Cala Saona es una playa o verdaderamente es una cala. Sus enormes dimensiones, ciento cuarenta metros de arenal, invitan a suponer que hablamos de una playa, sin embargo, está franqueada por un denso bosque de pinar y acantilados. Sea playa o cala lo que es indiscutible es que son las aguas más trasparentes de Formentera. Un espacio en el que se mezcla la playa y la montaña con una armonía bellísima.

Photo by Lumley_

Central de vacaciones