La casa más pequeña de Gran Bretaña

Gales alberga un atractivo realmente encantador, que ningún turista que tenga planeado viajar a este país debería dejar de visitar. Se trata de la casa más pequeña de toda Gran Bretaña, la cual está situada en el condado de Conwy. Este pintoresco distrito está localizado sobre la costa norte del territorio galés, sin dejar de mencionar que en el interior se encuentran la ciudad y la comunidad de nombres homónimos.

Además de esta encantadora vivienda, en el barrio medieval de Conwy es posible hallar atracciones como un imponente castillo de que data del siglo XIII y atractivas callejuelas que remontan a sus transeúntes a la época de la Edad Media.

La casa de menor tamaño en Reino Unido, es una delicada construcción pintada en un intenso color rojo. Está emplazada en el área del muelle y dispone de unas medidas extraordinarias: nada más ni nada menos que 1,82 de ancho por 2,43 de profundidad y tan sólo 3 metro de alto.

Sin lugar a dudas es impensable habitar en una vivienda semejante en la actualidad, pero sí se constituye como una visita obligada de los turistas que concurren a Galés. A pesar de esto, es fundamental hacer referencia que esta casa antiguamente pertenecía a un pescador llamado Robert Jones, quien no podía caminar derecho en su interior.

En una visita a esta casita, los visitantes son recibidos en la puerta por una mujer vestida de la época, la cual se encarga de pedir una recaudación monetaria para mantener la vivienda. La misma está compuesta por dos habitaciones unidas por una escalera, y sus actuales dueños son los descendientes de los pescadores antes mencionado.

Por último, es imposible no hacer hincapié a que la reducida morada roja entró en el Libro Guiness de los Récords, por lo que el título es oficial: se trata de la casa más pequeña de Gran Bretaña y el Reino Unido.