Las excursiones en Túnez

Viajando por el gran desierto de Túnez

Túnez es un país situado en el norte de la costa africana, bañado por las azules aguas del mar Mediterráneo. Es uno de los destinos turísticos más elegidos por los tejeros de Europa y también de otras partes del mundo, debido a que ofrece una gran variedad de sitios históricos, bellezas naturales y en especial, sus playas.

Pero internarse en el corazón de Túnez y visitar el Gran Desierto del Sahara, es una aventura fascinante que sólo puede experimentarse en el país africano.

Túnez cuanta con un cuarenta por ciento de territorio desértico, con más de 10 millones de kilómetros cuadrados. De tal magnitud es el Gran Desierto del Sahara, que se extiende también por Marruecos, Argelia y Libia. El territorio desértico es también un gran centro de atracción turística, ya que allí se encuentran las dunas de arena, también llamadas Erg, las cuales se van formando de acuerdo al viento que sopla en el Sahara y también por las concentraciones rocosas (o Hamadas).

Si has escogido a Túnez para pasar tus vacaciones, entonces no debes dejar de conocer la ciudad de Tozeur, puesto que allí se encuentra una parte del gran Desierto del Sahara, que ofrece una impactante vista de dunas y palmerales.

El clima en la región del Sahara es desértico, lo que significa que posee temperaturas muy calurosas durante el día, que a veces llegan a superar los 55 grados y por las noches sufre grandes heladas bajo cero.

En la ciudad de Tozeur se pueden contratar a guías experimentados, los cuales acompañan a los turistas en lo que es un verdadero recorrido expedicionario por algunas de las zonas más bellas del desierto del Sahara. Están los Oasis, en donde se pude admirar una gran variedad de palmeras, una de las riquezas naturales más grandes del mundo.

En todos los lugares turísticos siempre hay una o dos excursiones que son las más ofrecidas, las que hacen todos los grupos de turistas y a las que todo el mundo quiere ir.

No entraré en la polémica de si es mejor hacerlas por tu cuenta, por agencia o contratarlas en el hotel. Creo que cada persona es un mundo y allá cada uno con sus gustos y decisiones, lo que si me gustaría es hablaros un poco de las que hicimos en nuestro último destino: Tunez.

Aquí lo habitual es hacer un recorrido por el desierto, nosotros elegimos la excursión de dos días con noche en el desierto, visitar el coliseo de Djem , los oasis, el lago de sal y un poblado berebere.

En la antigüedad Túnez era uno de los destinos en lo que los romanos pasaban sus vacaciones. Vamos como Benidorm hoy en día. Es curioso pero es así, muchos nobles de la época tenían en Cartago su residencia de verano y por tanto en esta ciudad había infraestructuras y todo tipo de diversiones.

Termas en Cartago

Termas en Cartago

Una de las que han perdurado y que se conserva en muy buenas condiciones el coliseo de Djem, tanto es así que la UNESCO decidió declararlo patrimonio de la humanidad. Y algunas películas de romanos famosas, como por ejemplo Gladiador se han rodado aquí.

Anfiteatro de El Djem

Anfiteatro de El Djem

La verdad es que es muy recomendable hacer una visita guiada para que te expliquen bien las distintas dependencias para animales y luchadores que se pueden visitar así como ciertas curiosidades de funcionamiento de este lugar de muerte y entretenimiento.

El poblado berebere son realmente las ruinas de un antiguo poblado de esta gente habituada a excavar sus casas en cuevas para sobrevivir a las inclemencias del clima desértico. Irónicamente una inundación arrasó el lugar que hoy en día es pasto para turistas.

Antiguas casas bereberes, oasis de Siwa, Egipto

Antiguas casas bereberes, oasis de Siwa, Egipto

Es algo bastante  enfocado al turismo. No merece mucho la pena como visita individual, pese a que el paisaje es precioso pero para nosotros era un alto en el camino hacía los oasis.

Chott el Djerid, lago salino

Chott el Djerid, lago salino

Una de las cosas que más me gustó fue el paseo en camello hacía la jaiba en la que pasaríamos la noche. La cena y el espectáculo es otra cosa típica para turistas, pero las dunas, el calor de la arena y contemplar la vía láctea en el silencio del desierto bien merece pagar el precio.

 

Costumbres y curiosidades de Túnez

Como Túnez es un país en el que rigen las creencias musulmanas, es común que el estilo de vida que llevan sus habitantes pueda parecer un tanto curioso para aquellas personas que viven en el exterior, especialmente para aquellos que poseen una cultura occidental. Los tunecinos, en su gran mayoría, llevan a cabo las tradiciones del Islam.

Si tienes en mente llevar a cabo un viaje de placer a este destino africano, es fundamental que conozcas de antemano algunas de las normas básicas de convivencia que tienen en este sitio tan particular. Esto es de suma importancia, ya que así evitarás ofender a los lugareños y tendrás la posibilidad de comprender mejor su forma de vivir.

En primer lugar, es bueno remarcar que Túnez, a diferencia de otros países con costumbres islámicas, no es tan radical en este sentido. Debido a esto, es posible apreciar que las minorías que viven en este destino son sumamente respetadas. En lo que respecta a las fiestas de mayor importancia allí, sobresalen Año Nuevo (1º de enero), el Ramadán (mes de febrero), el Día de la Independencia (20 de marzo), el Día de los Mártires (9 de abril), el Día del Sacrificio (18 de abril) y el Día del Trabajo (1º de mayo), entre otras.

Es esencial considerar que durante el Ramadán se alteran los horarios de los comercios, así como hay restricciones en el consumo de tabaco y de alcohol. Por otro lado, cabe destacar que el regateo es imprescindible en las compras en este país. De hecho, los precios prácticamente siempre se deciden ante los clientes.

Asimismo, los habitantes son muy hospitalarios, el té a la menta es un verdadero símbolo en este país, los baños (hamman) son una parte fundamental de la vida social tunecina y los tatuajes se constituyen como una costumbre muy arraigada, tanto en hombres como mujeres.

Central de vacaciones