Lisboa, cuna de la Cultura

En la desembocadura del río Tajo, se encuentra Lisboa, capital y mayor ciudad de Portugal. Su centro histórico se encuentra compuesto por siete colinas y en la ciudad se cuenta con tres funiculares y un elevador.

Fácilmente puede ser recorrida a pie, pero sin duda los paseos en auto también brindan un buen punto de vista del lugar, ya que cuenta con hermosos paisajes que quizás caminando no se pudieran realmente apreciar.

Climáticamente es una de las ciudades europeas más cálidas, los meses primaverales son generalmente soleados, mientras que el otoño y el invierno tienden a ser lluviosos y con bastantes vientos.

Es el punto de unión de varias culturas como la oriental, la africana, la india y la americana, y para el año 1994 fue nombrada Capital Europea de la Cultura, a su vez ocupa el octavo lugar a nivel mundial como país para la organización de congresos internacionales y eventos.

En su repertorio de días festivos están el Día de la República, el Día de la Restauración, la Fiesta de la Inmaculada Concepción, la fiesta del trabajo y muchas otras en las que sus habitantes realizan variados eventos.

Dentro de los sitios para visitar de mayor importancia están el Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belem fortaleza que en tiempos pasados protegía la entrada del puerto de Lisboa, el Elevador de Santa Justa, el Castillo de San Jorge, el Parque de las Naciones para aquellos amantes de la arquitectura, el Acuario de Lisboa, el Mude: Museo del diseño y la moda y así muchos otros lugares que sin duda dejan al visitante con ganas de volver.

Aquellos que estén pensando en visitar tan hermoso lugar les resultará grato saber que en cuanto al hospedaje goza de tener innumerables hoteles, posadas y hostales dependiendo de las necesidades de quien la visita, algunos más costosos que otros, pero todos dispuestos a prestar la mejor atención.

Hay quienes viajan buscando degustar grandiosos y nuevos platos. La carne de cerdo, el arroz con pulpo, el bacalao y los quesos portugueses podrían funcionar perfectamente para este tipo de turistas, ya que su festival de sabores dejarían a cualquiera las ganas de volver a probarlos.

Un fin de año inolvidable también puede ser vivido en esta ciudad, ya que se viste de luces para dar paso a la noche más larga del año y el espectáculo brindado es realmente admirable.