Los destinos turísticos más baratos de Europa

Europa es uno de los continentes más visitados del mundo. Poseedora de muchos de los monumentos más emblemáticos del planeta, Europa es siempre un destino atractivo y deseado, pero por otro lado, sus queridos hoteles, atracciones a veces demasiado costosas y restaurantes con precios exorbitantes muchas veces desaniman a viajeros de todas partes del mundo; sin embargo, hay algunos países con pueblos encantadores, paisajes impresionantes y atractivos que pueden resultar muy baratos.

Ciudades como Londres, París y Roma, países como Rusia, Italia, Suiza y Noruega están siempre entre los destinos más caros, esto es debido al elevado costo de vida del país, o simplemente por tener un mayor flujo de turistas. En compensación, existen ciudades del Este de Europa como Bucarest, Cracovia, Wroclaw, Sarajevo y Sofía con opciones más económicas y accesibles.

Croacia, por ejemplo, es uno de los países considerado barato y aún poco visitado. Lo que debería ser diferente ya que el país cuenta con una rica cultura y bellezas naturales impresionantes. Cuenta con ciudades como Dubrovnik, Patrimonio Mundial de la Humanidad, conocida como la “Perla del Adriático”, así como el hermoso Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, Split que alberga una de las ruinas romanas más importantes del mundo o Zadar que es una mezcla de bella arquitectura romana, iglesias medievales y atracciones modernas. Además, el país tiene como vecino, la atractiva y exótica Bosnia y Herzegovina, y Montenegro, un pequeño país lleno de atractivos naturales y de visita obligada.

Sea por cuenta de la rica historia y cultura de la mayoría de las ciudades o por los paisajes naturales impresionantes, Europa es un continente para ser visitado muchas veces.

Como los valores de gastos en un viaje pueden ser mayores o menores de acuerdo con el estilo del viajero y el tema de los precios, así como la crisis que viene afectando a muchos países de Europa, es conveniente verificar los precios del destino deseado. No obstante, te compartimos a continuación algunos de los destinos turísticos más baratos de Europa, para que los tengas en cuenta en tu próximo viaje:

Bucarest, Rumania

La capital de Rumania fue considerada la ciudad europea más barata para viajar en 2014. Bucarest sorprende por la mezcla de estilos arquitectónicos antiguos y nuevos.

Hasta hace un tiempo era llamada “La pequeña París”, la ciudad alberga suntuosos palacios, restos de iglesias medievales y parques naturales de precios asequibles.

Kiev, Ucrania

Si Kiev fue anteriormente marcada por el dominio soviético, actualmente se destaca como una de las ciudades más vibrantes de Europa. Además de los precios asequibles, Kiev combina bellezas naturales, emblemáticos edificios con cúpulas doradas y una impresionante historia. Entre los lugares más visitados están el Museo de Chernobyl, que cuenta la historia del peor desastre nuclear de la historia y el Monasterio de Kiev-Pechersk Lavra, el lugar más sagrado de Ucrania.

Sofía, Bulgaria

Bulgaria es uno de los países más baratos de Europa, tiene muchas riquezas como las playas del Mar Negro, ruinas, monasterios e iglesias impresionantes esparcidas por todo el país. Su capital, Sofía, es una ciudad que por lo general está fuera del itinerario de muchos viajeros, pero tiene todos los atributos para sorprender. La ciudad es la tercera capital más antigua del continente, con más de más de siete mil años de existencia.

Con un pasado marcado por los conflictos, su centro histórico cuenta con una mezcla de arquitectura otomana, soviética y europea. Las imponentes iglesias ortodoxas y las mezquitas están al lado de las construcciones más modernas.

Belgrado, Serbia

La ciudad principal de la antigua Yugoslavia, Belgrado, es el corazón, el alma y la capital de Serbia. La ciudad ha tenido una historia complicada desde 1999, cuando fue bombardeada por las fuerzas aéreas de la OTAN. Desde entonces, la capital de Serbia ha estado luchando para reinventarse y atraer a los visitantes.

La agitada y bulliciosa Belgrado tiene precios atractivos, gran variedad de museos, monumentos históricos y culturales, además de una vida nocturna vibrante y refrescante.

Cracovia, Polonia

Cracovia, ubicada al sur de Polonia, fue capital del país durante casi 300 años. Su centro histórico es imprescindible, así como el Castillo de Wawel, situado en la cima de una colina de piedra caliza en el centro de la ciudad, y las Minas de Sal de Wieliczka con su son laberintos de pasillos y corredores, lagos y cuevas con más de 700 años. Sus bajos precios atraen los fines de semana a visitantes europeos de todo el continente.

Sarajevo, Bosnia y Herzegovina

Situada en un valle, Sarajevo es la capital de Bosnia y Herzegovina y una de las ciudades más importantes de los Balcanes.

La ciudad respira historia y es famosa por la diversidad religiosa de su pueblo, con seguidores del islam, catolicismo, judaísmo y de la iglesia ortodoxa. Sus calles albergan iglesias católicas, mezquitas y sinagogas a pocos metros de distancia.

Incluso después de 20 años del conflicto más sangriento de Europa desde la Segunda Guerra Mundial, algunas construcciones de locales guardan hasta el día de hoy las marcas visibles de ametralladoras y edificios destruidos, aunque Sarajevo ya se recuperó de buena parte de los daños que sufrió entre guerras.

Budapest, Hungría

Budapest es considerada una de las ciudades más encantadoras de Europa, rica en atractivos e historia, cuenta con ruinas romanas, baños turcos y su impresionante Parlamento Neogótico.

Compuesta por tres ciudades – la montañosa Buda y Óbuda, y la plana Peste, divididas por el río Danubio. No dejes de visitar el Castillo de Buda, el Puente de las Cadenas que conecta Buda y Pest y el Parlamento Húngaro.

Riga, Letonia

Riga, que ya ha sido llamada “París de Oriente”, sorprende por los precios accesibles, una vez que Letonia se encuentra en una región de Europa considerada cara. Cuenta con una arquitectura medieval, con sus calles de piedras, parques del siglo XIX y construcciones de lujo en el Art Nouveau. Conserva una fascinante mezcla de influencias rusas y alemanas.

Estambul, Turquía

La ciudad está dividida por el estrecho de Bósforo, que también marca la división de Europa y Asia.

Estambul es una de las ciudades más bellas del mundo, con una lista casi infinita de lugares de interés, esto debido al hecho de haber sido la capital de varios imperios a lo largo de los siglos, lo que dejó un rico y variado legado.

El Gran Bazar, la Mezquita Azul y la Basílica de Santa Sofía son las atracciones que no te puedes perder.

Aunque los precios de Estambul han sido más acogedores en otros tiempos, aún así sigue siendo relativamente barata si se compara con otras capitales europeas.

 

Central de vacaciones