Los lugares más exóticos del mundo para viajar.

El mundo es un lugar infinito, y que guarda para el turista que se atreva a buscar, muchísimos lugares hermosos y exóticos. Por ello si llegó ya la hora de hacer un viaje, puedes hacerlo soñado y sin la necesidad de sufrir hipotecado el resto del año. Hoy día lo que es exótico no resulta más inalcanzable, hoy la aventura es posible, por eso es que vamos a mostrarte lugares para cumplir tu sueño. Desde Bali, casi en los confines de la Tierra, pasando por Tailandia, Vietnam e India, pasando por las civilizaciones que nacieron en Jordania y Egipto, saltando a Turquía o recorriendo urbes europeas, y viajando hasta las aguas cálidas del Caribe.

Para el caso de presupuestos más ajustados puedes visitar Marruecos, Cerdeña, Egipto, Madeira, Turquía o las Islas Azores.

África te abre las puertas para seducirte con Marruecos y para que no te pierdas las maravillas que te traen ciudades como Casablanca, Marrakech o Fez. Además puedes conocer las aguas trasparentes que se dan en la abrupta costa de Cerdeña, descubriendo iglesias románicas y villas al estilo italiano.

Además se puede viajar hasta lo que se conoce como la cuna de las civilizaciones más resonantes de la historia. Egipto la que está entre dos continentes con sus pirámides. El Nilo, el Sahara y las increíbles construcciones te esperan.

Para los que buscan lugares relajados y repletos de secretos, Portugal tiene en sus aguas del Atlántico uno de los mejores tesoros, la isla de Madeira, de origen volcánico y totalmente verde.

Para algunos presupuestos más holgados (las islas griegas, Centroeuropa, Cabo Verde y Jordania)

En lo que es el archipiélago griego los colores azul y blanco son predominantes. Creta, Santorini o Mykonos son algunos de los paraísos en los que se mezclan el arte, las costumbres y mitología, sumándole el detalle e aguas cristalinas y azules interminables.

Si tu idea para las vacaciones es más urbana, el centro viejo del continente europeo ofrece estilo y encanto, paseando por Praga, Budapest o Viena.

Y si en tu caso lo que te mueve es la historia, viaja a los desiertos rojos, al mar muerto y a las ruinas legendarias que guarda para ti Jordania, donde se mezclan etnias y religiones donde cada piedra te recuerda el mundo antiguo que hubo alguna vez allí.

En el caso de contar con un presupuesto que no repare en remordimientos (Polonia, India, Italia, Países Bálticos, Países Bajos y Caribe)

Si buscas la tranquilidad, una opción del tipo urbana puede ser Polonia; con callejones y catedrales con un encanto medieval, te esperan con un país completo de energía, aire fresco, serenidad. Cracovia, Varsovia o Gdanks muestran el renacer del país que alguna vez fue devastado.

Ahora, si queremos es una tranquilidad más mística, puedes dejarte atrapar y llevar por las riquezas en su visita que le puede brindar la India. La espiritualidad milenarias, el Ganges sagrado, los aromas únicos y sus especias que te van a enamorar en ciudades con lugares únicos como Bombay, Calcuta, el Taj Majal o las playas de Goa.

Antes de ya embarcar para las cálidas aguas del mar Caribe, volvemos a Europa para destacar en países como en Italia, donde el arte es la que copa todo. Italia podría describírsela como un museo al aire libre desde la Toscana hasta el mismísimo tacón de la bota. Cada parada es una oda al arte en forma de paisaje, ciudad o expresión culinaria. Sin duda, es un lugar mágico para perderse en sus hermosas calles y ciudades.

En los Países Bajos, el mar lucha con una tierra que le resiste su avance, esa tierra hermosa, llena de canales con campos de flores, lugar de quesos y pueblos que parecen sacados de un cuento, con una capital como Ámsterdam que resulta inconfundible

Como antes nombramos a Madeira en Portugal como su lugar secreto y mejor guardado, los Países Bálticos resultan el secreto y la joya del Norte de Europa: Estonia, Letonia y Lituania son un descubrimiento único a las orillas de un mar que se ve calmado, apacible y aunque parezca sorprende, de un apetecible cálido. En estos rincones, pequeños pueblos pesquero, conviven con ciudades que son sacadas de un cuento de hadas.

Y luego, cruzamos el océano, y llegamos a la tierra de Punta Cana, Cuba, Riviera Maya, que son algo más que un paraíso donde las playas parecen infinitas, con una gastronomía que es única, con música por todas partes y con dosis altas de sonrisas que son bañadas con un mar que resulta incomparable, de una descripción alucinante como lo es el mar Caribe.

Para los que cuentan con un presupuesto ilimitado (Tailandia, Vietnam, Bali, Rusia, Escandinavia)

Si lo quieres lo puedes lograr, adentrándote en la tradición espiritual de un país donde se conjugan el mar, valles, montañas y sonrisas, contando con una de las gastronomías más sofisticadas de la Tierra. Podrás tener masajes, con altares de honor a Buda, monjes de túnica naranja, tú- tuks y una naturaleza que desbordará al visitante que la admirará, hacen que este país sea un lugar único y exótico.

Para pasar un verano más relax, agua, rocas con acantilados que te esperan donde no puede haber lugar al vértigo. Para esto debes recorrer los fiordos noruegos y algunas de las capitales de los países escandinavos, donde te fascinaras y te dejará con los ojos abiertos, guardando en tus retinas los lugares que verás, con paisajes maravillosos.

Si, también puedes atreverte a la tierra que habitaron los zares, el vodka y espías. Moscú con su opulencia, los recuerdos de la era soviética, San Petersburgo, tranquila e imperial que serán de la delicia para los viajeros exigentes.

Hay muchos lugares de los que no te quisieras regresar nunca, pero un lugar que sin duda es así, está en Bali y en Vietnam. En la isla de Indonesia, se puede depurar el alma rodeado de playas exóticas, arrozales y templos, además de que resulta una de las mecas para la práctica del surf.

En Vietnam con la frondosidad de la selva que la completa, vas a sentirte de forma maravillosa con la sonrisa de su gente, con sus templos y con paisajes místicos como resulta ser la Bahía de Halong.