Los países más pequeños del mundo

 

Ya es más que sabido que existen diversas formas de clasificar a los países. Hay algunas que son más comunes que otras, pero la realidad es que los grupos de naciones que se pueden formar a través de estas divisiones son realmente numerosos y diversos entre sí. Algunos ejemplos de estas maneras de agrupar a los estados que existen en el planeta se vinculan con su desarrollo, su clima, su economía, su relieve, su cantidad de población, su régimen político y, como no podría ser de otra forma, su tamaño.

En esta ocasión en particular, trataremos especialmente sobre aquellos países que son considerados como los más pequeños del mundo. Antes que nada, es fundamental considerar que estos destinos podrían pasar desapercibidos en el mapa, debido a su reducido territorio, pero sin lugar a dudas todos y cada uno de ellos guardan un encanto especial.

Asimismo, no podemos dejar de mencionar que estas diminutas naciones parecen todavía más reducidas en contraposición con países de dimensiones exageradas (que incluso los asemejan con continentes), como por ejemplo Estados Unidos, Brasil, Rusia, India y China.

Vaticano: Posee tan sólo 0.439 kilómetros cuadrados, sin dejar de mencionar que su población no sobrepasa los mil habitantes. A pesar de que es un lugar sumamente pequeño, alberga una de las plazas más grandes del mundo.

Mónaco: Este pequeño principado se caracteriza por atraer a celebridades de todo el mundo. Es un excelente destino turístico, especialmente por su sobresaliente casino.

Nauru: Es un estado tan reducido que sólo dispone de dos hoteles. Su economía es tan débil que necesita de la ayuda de países limítrofes.

Tuvalu: Ubicado entre Hawai y Australia. Mide un poco más de 25 kilómetros cuadrados, y se constituye como un sitio ideal para realizar deportes acuáticos. Otros países pequeños son San Marino y Liechtenstein.

Central de vacaciones