Parque Nacional Militar de Gettysburg Pensilvania

 

Un viaje para conectar con el renacimiento de la libertad.

Si se quiere conocer un lugar donde habite el alma de los Estados Unidos, seguramente deberá viajar a los campos de batalla de Gettysburg.

Allí, en julio de 1863, los ejércitos de la Unión y de la Confederación chocaron en la batalla más sangrienta que se haya librado en suelo estadounidense. En los tres días que duró la batalla, más de 51,000 hombres murieron, resultaron heridos, fueron capturados o desaparecieron (casi un tercio de quienes combatieron allí); cuando estaba todo dicho, el alguna vez imparable ejército de la Confederación fue obligado a retirarse. Si bien la Guerra Civil se extendió por dos años más aproximadamente, sin dudas Gettysburg fue el punto de inflexión. El sur nunca más montaría una ofensiva de tal magnitud contra el norte.

La conmemoración de los días del patrimonio de la Guerra Civil de Gettysburg se lleva a cabo en la semana alrededor del cuatro de julio. Fecha que resulta indicada para realizar el viaje al campo de batalla en cuestión.

Guardaparques y destacados investigadores sobre la Guerra Civil realizan conciertos, conferencias y visitas, campamentos basados en la historia e incluso un casamiento al estilo de la época de la Guerra civil; sin embargo, la principal atracción son las escaramuzas recreadas cerca del parque por voluntarios vestidos con los colores gris de la Confederación y azul de la Unión.

 

¿Dónde comenzar el viaje al parque?

Los visitantes del Parque Militar Nacional de Gettysburg deben comenzar en el Museo del Parque Militar Nacional de Gettysburg y en el Centro para visitantes ubicado en 1195 Baltimore Pike, Gettysburg.

Allí encontrará información gratuita, un gran mueso sobre Gettysburg y la Guerra Civil, el Ciclorama de Gettysburg (completamente restaurado) y la película “El renacimiento de la libertad” (A New Birth of Freedom), narrada por Morgan Freeman, una atracción principal en el nuevo centro que orienta a los visitantes sobre la importancia de Gettysburg. Hay una tarifa de admisión al museo, a la película y al Ciclorama de Gettysburg, la dramática representación del “ataque de Pickett” (Pickett´s Charge).

El Centro para visitantes también ofrece información sobre las varias maneras de recorrer el campo de batalla. También cuenta con una gran librería administrada por Event Network, Inc., y una sala de refrigerios que ofrece, meriendas, sándwiches y bebidas.

“En las grandes hazañas, siempre se deja algo. En los grandes campos, siempre algo se queda. Las formas cambian y pasan; los cuerpos desaparecen, pero el espíritu continúa para consagrar la tierra donde habita el alma… Generaciones que no nos conocen y que no conocemos, arrastrados por el corazón para ver dónde y quiénes sufrieron e hicieron cosas por ellos, vendrán a este campo inmortal para reflexionar y soñar.”

Palabras pronunciadas en 1889 por el coronel Joshua Lawrence Charmberlain, cuyos voluntarios del 20.º regimiento de infantería de Maine contuvieron el flanco izquierdo de la Unión en Little Round Top, y así contribuyeron a cambiar completamente el curso de la batalla y de la guerra.

Central de vacaciones