Recorriendo la histórica Aguascalientes

En el estado mexicano de Aguascalientes se encuentra la ciudad del mismo nombre. Es la capital del estado y en su fundación la denominaron Villa de nuestra señora de la Asunción de las aguas calientes, esto es debido a que la zona en la que se asienta es abundante en aguas termales. La ciudad tiene cuatro barrios que se corresponden con cuatro caseríos de la etapa fundacional: Barrio de Guadalupe, Barrio de San Marcos, Barrio del Encino y Barrio de la estación. Cada uno de estos barrios tiene sus propias atracciones turísticas.

El Barrio de Guadalupe acoge el templo religioso más importante de la ciudad: el Templo de Guadalupe de estilo barroco. En el barrio también se encuentra el Jardín de Guadalupe.

 

El Barrio de San Marcos es uno de los más concurridos de Aguascalientes. En él se celebra la Feria Nacional de San Marcos cuyo día grande es el 25 de abril. El templo de San Marcos y su jardín son dos monumentos de imprescindible visita. El barrio acoge el museo dedicado al grabador José Guadalupe Posada. El Templo del Señor del Encino y el jardín de la Paz también se encuentran en este barrio que es el más español de todos.

 

En el Barrio de la Estación se encuentra la Estación de ferrocarril; de estilo colonial californiano también tiene elementos de influencia hispánica. La importancia de la estación radica en que Aguascalientes fue uno de los centros del ferrocarril mexicano. Muy cerca de la estación se encuentra el Paseo de la Alameda y los Baños Termales de Ojocaliente.

En el centro histórico se pueden encontrar edificios neoclásicos como el Palacio Municipal que se encuentra en la Plaza de la Patria.La gastronomía de Aguascalientes es muy variada y tradicional aunque en los restaurantes más modernos se pueden degustar sabrosos platillos como el costillar de cerdo en salsa de guayaba, los tacos de nata o el tamal de queso y mantequilla. La artesanía es una actividad muy importante en la ciudad, destacan los bordados de los trajes típicos.