Turismo en Benidorm

Benidorm es sinónimo de diversión, playas, salud, ocio, calidad, emoción y cultura. Lo que tu buscas y deseas para tus vacaciones lo puedes encontrar en Benidorm, el que es un destino de referencia en la comunidad Valenciana y en Europa. En Benidorm encontrarás un lugar que está lleno de sorpresas para el visitante, justo en plena costa blanca, se vive de noche y de día, y para todas las edades. No es la excepción al resto de la costa de Alicante, Benidorm es privilegiado con sol los 365 días del año y podrás disfrutar con los mejores servicios y con una oferta excelente en alojamientos y hoteles que están a la medida justa para cada presupuesto. Además, podrás sentir la adrenalina y las emociones más fuertes en los parques temáticos como Terra Mítica, Terra Natura, Mundo mar y Aqualinda. El turismo en Benidorm es una apuesta que no te fallará.

El ayuntamiento de Benidorm  ha conmemorado en 1993 su primer siglo de turismo, siendo que allá por 1893 en el lugar se publicó el primer folleto turístico.

La arena fina y dorada, las aguas transparentes y las playas que siempre aparecen limpias y cuidadas, durante todo el año, son los iconos que identifican la fachada marítima de Benidorm. En el extremo norte, existen dos pequeñas calas de arena y de roca, la Cala del Tio Ximo y la Cala Almadrava, las que son ideales para practicar el buceo y para aquellos que buscan un lugar solitario donde darse un baño. Tras de ellas, empieza el paseo marítimo de la ya muy popular Playa de Leante, que además de brindar al visitante un servicio completo suma el atractivo de tener una imagen animada durante todo el año.

Al sur del puerto, está la Playa de Poniente que compite en belleza y servicios con la anterior, siendo que en ambas, debido a su orientación en el invierno el sol la baña hasta su puesta y en el verano se encuentra hasta las ocho. Entre ellas, hay un tramo que es perteneciente al casco antiguo y está al abrigo del Cerro Canfali la pequeña Cala de Mal Pas, y justo en frente la isla de Benidorm, donde aquellos que son amantes del submarinismo van a disfrutar constantemente.

Pero Benidorm no es solo las playas y su agua hermosa que la abraza, sino que también es historia y cultura. Mucho de los hitos que verá al pasear por el lugar tienen un ser histórico y cultural que le vamos a ir comentando en estas líneas. Si nos dedicamos al turismo urbano, no podemos olvidar el gran Skyline que es característico de Benidorm, el más reconocido en toda España.

En Benidormel turista tendrá a su disposición las distintas exposiciones de pinturas, esculturas y fotografías que la concejalía de la cultura ha organizado durante el último tiempo; esta es su forma de poder perpetuar en el tiempo exposiciones que por su carácter temporal no podría ser contempladas de forma permanente.

En Benidorm podrás apreciar y respirar la mezcla de culturas que se palpa en cada rincón de la ciudad. En las calles podrás encontrarte con gente de toda España y también de Europa que encontró en esta ciudad su hogar. Es por todo esto que Benidorm, ha sabido acoger fiestas típicas de multitud de comunidades autónomas además de que por ejemplo algún fin de semana puedes encontrarte alguna fiesta regional como el día de Castilla de La Mancha, la Romería, etc. Las principales fiestas durante el año en Benidorm son las de San José, con las Fallas, Moros y cristianos, San Juan y así también las fiestas patronales en honor a la Virgen del Sufragio quien es la patrona de Benidorm.

Entre los puntos de interés de Benidorm te nombraremos algunos que no puedes dejar de conocer:

Mirador del Castillo: esta es una gran roca que separa las dos playas de Benidorm donde estaba asentada la fortaleza de defensa para las incursiones de los piratas argelinos y berberiscos, allá por los siglos XIV, XV y XVI. Luego, el castillo fue abandonado quedando hoy solo algunos vestigios de sus murallas que se encuentran sobre las rocas del mirador, el que es conocido hoy como “Balcón del Mediterráneo”.

Iglesia de San Jaime:   la iglesia de San Jaime quien es el patrón de la ciudad, está sobre la cúspide del casco antiguo, en el cerro Canfali. La iglesia fue construida en el siglo XVIII, la cual se corona en la cúpula con azul de estilo mediterráneo. En su interior, se guarda un símbolo de los creyentes oriundos, la virgen del Sufragio, quien es la patrona de Benidorm. Allí la Virgen tiene una capilla donde se ve la pequeña talla que fue encontrada en una barca a la deriva en el mar.

Parque de L’Aigüera: este es otro de los lugares a los que debería de acercarse. Fue diseñado por el arquitecto Ricardo Bofill, la cual es una zona verde que muestra un estilo neoclásico, un largo parque que separa la parte antigua de la que es de más reciente construcción.

El lugar cuenta con dos anfiteatros donde se celebran espectáculos y se realizan muestras culturales, sobre todo en el verano. El parque termina en la Plaza de Toros, y en un recinto que se ha preparado para las ferias, las que se celebran siempre acompañando a las distintas fiestas que se celebran en la ciudad.

Paseo marítimo de poniente: esta fue obra de los arquitectos Xavier Martí Galí y Carlos Ferrater, el que tiene un trazado que recrea las formas de acantilados y el oleaje, donde se forman superficies de luz y de sombre, los que se van construyendo un juego de niveles y plataformas, lo cual permite que se use la zona para actividades lúdicas, de ocio o de meditación.

Ayuntamiento de Benidorm: en la entrada al parque de L’Aigüera está un elemento que lo recibe, el nuevo ayuntamiento, el que se conoce como el rescasuelos. La construcción queda en voladizo y los viandantes pueden pasar por debajo de ella. La cristalería del edificio fue cubierta con lamas tupidas donde están inscritos los nombres y apellidos de más de 60.000 censados en el año que finalizó su construcción.