Turismo en Montenegro

Montenegro, un paraíso en los Balcanes

Montenegro es un pequeño y montañoso país en los Balcanes, en el Sureste de Europa, que hace frontera con Albania, Kosovo, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Croacia. Su nombre “Crna Gora” significa “Montaña Negra” en serbio.

Conocida como “la perla del mediterráneo”, Montenegro es un país rico en belleza natural, que ofrece diversas atracciones, ya sea en los resorts de esquí en las montañas con mucha nieve en invierno o en su costa muy atractiva, con 117 playas a lo largo de casi 300 kilómetros de costa en el mar Adriático.

Este pequeño país cuenta con aguas azules como las de Croacia, espectaculares montañas como en Suiza, hermosos cañones como los de Noruega, esplendidos palacios como los de Venecia y ciudades antiguas como en Grecia. Además, alberga cinco parques nacionales, en una combinación de playas, montañas, historia e influencia italiana.

La comparación de Montenegro con un paraíso, a pesar de los clichés, es inevitable: el color del agua va desde el verde esmeralda al azul zafiro. Pero no sólo de sol y mar vive el país, la pequeña nación alberga antiguas ciudades llenas de historia como Budva, Kotor y Bar.

Junto con Eslovenia, Macedonia, Bosnia-Herzegovina, Croacia y Serbia, Montenegro hizo parte de la antigua Yugoslavia. Con la independencia de los países, Montenegro se unió a Serbia y formó un único país, denominado Serbia y Montenegro. Pero en 2006, se convirtió en uno de los países más jóvenes del mundo.

Su capital es la ciudad de Podgorica, que tiene influencia turca, columnatas y acueductos de antiguas civilizaciones, así como los minaretes y spas turcos influencia del Imperio Otomano, la arquitectura cristiana medieval, de un lado, y la arquitectura moderna de otro.

Ubicada en el centro del más profundo fiordo europeo, está Kotor, la ciudad amurallada, pintoresca y llena de encanto. La gran atracción de Montenegro es la Bahía de Kotor, declarada Patrimonio Natural, Histórico y Cultural de la Unesco, es considerada el mayor fiordo del sur de Europa, pero en realidad se trata de un cañón submarino.

La antigua ciudad romana de Risan cuenta con una hermosa villa y mosaicos bien conservados.

Budva tiene influencia veneciana y encanta por su rica arquitectura.

La isla de Sveti Stefan, es un antiguo pueblo de pescadores que se encuentra a 5 km al sur de Budva y fue transformada en hotel de lujo. Ya en la ciudad portuaria de Bar podemos encontrar arquitectura contemporánea, una animada vida nocturna e importantes áreas verdes.

Los más aventureros pueden recorrer el parque Nacional de Durmitor clasificado como Patrimonio Mundial de la Unesco, hacer rafting por los cañones más profundos de Europa, o navegar por los fiordos.

A pesar de no ser un país miembro de la Unión Europea, la moneda oficial de la república de Montenegro es el euro.

A pesar de ser el octavo país más pequeño de Europa, Montenegro cuenta con grandes atractivos. Un destino increíble, sobre todo cuando se combina con la vecina Croacia. Sin duda, un excelente destino a tener en cuenta en tus próximas vacaciones.

Lo más buscado:

  • montenegro arquitectura