Un día de turismo en Viña del Mar, Chile

 

Viña del Mar es considerada la “capital turística de Chile” y tiene algunas de las mejores playas del país, así que atrae a tantos turistas, principalmente en verano. También conocida como la “ciudad jardín”, cuenta con una gran infraestructura hotelera y gastronómica que ayudan a hacer del turismo su principal actividad económica. En este post te mostraré algunas de las playas y otras atracciones interesantes de la localidad costera chilena más lujosas.

Situado a 120 km de Santiago y con una población de aproximadamente 300 mil habitantes, Viña del Mar es una ciudad que puede visitarse durante todo el año. Pensé que me iba a encontrar una ciudad muerta en la pretemporada, pero te sorprenderá al saber que la ciudad es mucho más grande de lo que imaginas, tiene una vida propia y una infraestructura que envidia a muchas ciudades costeras del mundo.

Para llegar a la unidad de la ciudad sólo 5 millas en AV. España, partiendo de Valparaíso. Quién va por autobús puede hacer el viaje entre las dos ciudades vía Valparaíso Metro, también conocido como MERVAL, una línea de tren que recorre la costa con varias estaciones en las dos ciudades.

La primera parada en Viña del Mar fue su principal postal, el Reloj de Flores, un gran jardín a la entrada de la ciudad que tiene un gran reloj de flores formando los números y el nombre de la ciudad. Es una parada obligatoria para cualquier turista que visita la ciudad. Está cerca de Playa Caleta Abarca, al final de la Avenida España.

Muchas personas terminan viendo el reloj solamente por ventana de coche o en autobús, porque no hay ningún aparcamiento cercano en la ruta hacia Valparaíso-Viña del Mar para acercarse a él, para ello se tiene que conducir a la región central de la ciudad, haciendo el puente Casino y volver hacia Valparaíso. Pasando el Sheraton Hotel hay un aparcamiento, al lado del reloj, pero del otro lado de la calle. Es donde se tiene que dejar el coche por unas horas a hacer un recorrido por las atracciones cercanas.

Después el reloj, se camina a través de una pasarela de madera grande que pasa frente al hotel y sigue el borde de la Playa Miramar, una pequeña playa con muchas rocas, hacia la siguiente atracción, situado en el otro extremo.

El Castello Wullf fue construido por un comerciante alemán, Gustavo Wulff, en el año 1906, con trazos de estilo francés y alemán. La torre fue añadida en 1920 y la ubicación era hogar de su creador hasta su muerte, cuando pasó al dominio de su esposa, que reformó el castillo para luego venderlo a la Municipalidad de Viña del Mar se utiliza actualmente como una sala para exposiciones de arte.

La entrada al castillo es gratuita y funciona de martes a domingo de 10:0 a 13:30 y 15:00 a 17:30. Si llegas a la hora del almuerzo, cuando está cerrado, así que no podrás ver el interior, donde hay una parte cuyo piso es de vidrio, lo que permite ver el agua de mar golpeando las rocas. Al lado del castillo hay una piedra muy alta que sirve como un mirador, con una panorámica visual de Playa Miramar, Océano Pacífico y el borde principal de la ciudad, AV. Perú.

Dejando el castillo nos dirigimos hacia la ciudad, cruzas el puente Casino, para almorzar en un restaurante divino pecado, descubrimos en la lista de mejores restaurantes en Viña del Mar en la opinión de los lectores del sitio Trip Advisor. Es un restaurante italiano poco agradable, ubicado justo al comienzo de la Avenida San Martín, frente al Casino de la ciudad. El precio es un poco alto, pero la comida es muy sabrosa.