Vacaciones visitando a los amigos en el extranjero

Ya se acerca el verano y hay que empezar a planear las vacaciones, que no podemos dejar que sean simplemente producto del azar. Seguro que tenéis millones de dudas sobre dónde viajar, ¿verdad?. Una buena opción, económica a la vez que divertida y amena, es aprovechar para ir a visitar a los amigos en el extranjero. ¿Quién de vosotros no tiene un amigo fuera de España? Existen millones de españoles en el extranjero, por lo que seguro que alguno de ellos es amigo vuestro.

 

¿Cuánto tiempo hace que no hablas con tu amigo/a de toda la vida que se acaba de ir a vivir a Londres, a Bruselas o a China? Sigues sus andanzas por Facebook, pero ya no hablas tanto con él/ella, verdad? Ahora puedes matar dos pájaros de un tiro, tú te ahorras un hotel y él os recibe en casa y le contáis los nuevos cotilleos, las aventuras y de paso él aprovecha para visitar esa ciudad donde vive… porque todo el mundo sabe que al final, aunque vivas fuera de tu país, sólo vistas tu nueva ciudad de acogida cuando te vienen a visitar. Como regalo puedes aprovechar para llevarle un poco de jamón, cecina de tu pueblo o incluso un número de teléfono de tu provincia. Porque hay cosas que se echan de menos, y una de ellas es poder encontrarse con los amigos de toda la vida y otra que te puedan llamar como si siguieras en casa.

 

¿A que no parece tan mala idea? A todos nos gusta viajar, y a todos nos gusta recibir visitas en casa… y si encima nos traen un poco del hogar en la maleta, mejor que mejor. Ya sabes, empieza a planificar tus vacaciones de verano visitando a tus amigos en el extranjero. Eso sí, recuerda sólo estos pequeños consejos para que no te etiqueten como un gorrón:

 

  1. Llámales antes de ir… no sea que ellos también estén de vacaciones.
  2. Llévales un detalle de casa. Siempre se agradece comida… pero si no tienes sitio en la maleta busca algo original, como un número de teléfono español. No me digas que no es original.
  3. Y por último, invítales a cenar en algún sitio típico de su nueva ciudad. Él no irá nunca ya que es un local, pero como tu eres el turista, ha encontrado la excusa perfecta.